Estudio sobre zapatos de tacón.

Podrías intentar andar con ellos... si no te los hubieses intentado comer antes...